martes, 2 de octubre de 2012

Un, dos, tres, ... ¡Shoom!

Estábamos en Londres, en un gimnasio que por las noches se transformaba en un club: el Shoom. Donde se comenzaron a celebrar unas fiestas que proclamaban el amor universal, la felicidad, la paz, la positividad, todo muy:  :)      :)      :)

Todo eso en un momento socio-político bastante chungo: la bolsa de capa-caída, el paro crecía, y Margaret Tatcher renovaba mandato y seguía aplicando sus leyes de apretar y apretar y apretar (...me suena mucho todo esto...). Así que los del Shoom decidieron sonreír ante ese panorama y crearon una imagen para su fiesta que era simplemente un círculo amarillo con ojos y un gran sonrisa. Ya sabéis lo que digo, el smiley. 
La aceptación de la gente fue inmediata y muy pronto lo podías ver la carita sonriente en llaveros, camisetas, pegatinas, etc. El smiley estaba en todas partes y con él la música acid empezaba a llenar clubes. 

Poco a poco la fama del Shoom fue creciendo y entre su público empezaron a ser habituales estrellas del pop. La prensa intentaba saber más acerca de qué se cocía ahí dentro, pero en el club siempre fueron muy reacios a permitir la entrada de periodistas y fotógrafos, decían que más promoción haría que el espíritu se rompiera antes y se masificara el lugar... (no sé yo si ese era el motivo...xD)

Cuentan que la técnica de los DJs en los principios del Shoom era terrible, pero que eso no era lo importante, porque había algo más grande, algo que se estaba generando en esa sala, una energía y unas ganas de pasarlo bien que hacían que todo el mundo bailara, que todos fueran amigos, que el DJ fuera uno más de todos. 

Qué bonito, ¿no créeis? :)


No hay comentarios:

Publicar un comentario