jueves, 20 de septiembre de 2012

Sonría, está usted bailando house

Hoy quería meter baza hablando del Row... Pero me da pereza, ¡jajaja! Así que voy a contar un par de cosillas sobre la llegada de la música house a Gran Bretaña. 

Dice Laurent Garnier que no merece la pena discutir sobre si el house llego a Inglaterra por Londres o por Manchester. No se peleen, el house comenzó en ambos sitios a la vez, aunque claro, de diferente forma. Los temas house que venían de Chicago se iban intercalando con otros temas funk y disco en las sesiones del Pyramid (en Londres), o The Haçienda (en Manchester). La cosa iba chino chano... 

El "toquecito" mágico lo dio Danny Rampling, cuando al volver de sus vacaciones en Ibiza trajo consigo bajo el brazo la fórmula mágica para que esa música llenara las salas de la isla. ¿Qué era aquéllo que había que mezclar con el house, con el acid, para que reventara locales?... Paul Oakenfold, que había ido con Danny Rampling de vacaciones a Ibiza, también lo sabía, y por eso quiso montar unas fiestas llamadas "Fiesta éxtasis" (oye, ole tus huevos, ¿por qué andarse con segundas?), en las que Alfredo (Dj residente en Ibiza) tenía que pinchar. Lamentablemente la policía impidió que se celebrara esa fiesta... ¡Ooooh! Pero ¿¿por qué???... No sé... quizás tuvo algo que ver que en la promoción de la fiesta se anunciaba que todo aquél que fuera sería obsequiado con una pastilla que debía tragarse con los demás a la de tres... "Uno... dos...tres!!" Pastillón al canto. ¡A triunfar! 

Lo que sí se pudo hacer es habilitar un local que durante el día era un gimnasio (el Fitness Center), y transformarlo en un club por la noche, el Shoom, donde Rampling quiso transmitir y crear un ambiente de felicidad, de amor universal, de comunión con los demás (...eeeeeeéxtasiiiis...)... Y donde nació uno de los símbolos, logos, imágenes, como queráis llamarlo, más conocido en el mundo: el smiley.

Y eso lo dejo para otro día, que ya me he cansado.






No hay comentarios:

Publicar un comentario