jueves, 5 de enero de 2012

De Block Parties y Ghetto-blasters

A mí el Hip Hop nunca me ha gustado, pero inevitablemente algún día lo acabaré entendiendo y me gustará. Ese día se va acercando, lo sé, porque poco a poco voy encontrándole su asunto a este estilo.
Ayer leí algo sobre el Hip Hop que hizo que sintiera un poco más de interés por esos temas que cantan negratas con ropas anchas y cadenas de oro.

En el Bronx los latinos y negros que no podían entrar ni por la pasta ni por razones de elitismo porteril a las discos más supermegaguays de Manhattan, empezaron a montarse sus block parties en patios de escuelas, polideportivos, o en parques públicos. Los Dj's montaban sus sound systems con la electricidad que tomaban "prestada" de algún punto de la calle, y ahí las pandillas callejeras celebraban orgullosos su decadencia bronxiana.

Uno de los Dj's que marcó más fue Kool Herc. Era un jamaicano enorme, tanto en su físico como en los platos. Él fue el primero que utilizó el break. Lo que hacía era coger trozos de canciones donde la parte de la percusión tenía un sólo o doblaba el ritmo, y repetía esas partes una y otra vez con la ayuda de dos platos. Cuando acaba esa parte en un plato, entonces empezaba lo mismo en el otro plato. Pa'lante y pa'atrás, ritmo, ritmo y ritmo, y mientras hacía eso, con un micro iba saludando a sus colegas.

No fue él el primer MC, aunque sí uno de su pandilla, Coke La Rock. Lo de MC nunca había sabido de qué venía, y resulta que son las siglas de Maestro de Ceremonias, y por si alguno no lo sabe, es el que va rimando encima de la canción (vamos, un rappero).

Además del Dj y el MC, había otra gente que se ponía a bailar como si estuviera recibiendo descargas eléctricas. Esos eran los breakdancers, los b-boys.

Y por si no hubiera bastante con todo lo que innovaron esta gente, además resulta que uno de ellos, Grandmaster Flash, introdujo en los equipos un mezclador que le permitía escuchar un disco mientras otro estaba sonando, mejoró la técnica del scratch (ñigu ñigu ñigu), y creo el efecto double-backing, donde retrasas un poquito un disco respecto a otro para conseguir que el sonido "rebote".

Entonces, ahí estaba todo: Dj, MC, y breakdancer. Fiesta montada a su gusto. Éxito garantizado. Era cuestión de tiempo que eso saliera del Bronx y empezara a molar más allá.

Os dejo dos temas (temones. ¿Véis? Ya me gusta un poco más este rollo).



No hay comentarios:

Publicar un comentario