lunes, 14 de noviembre de 2011

Britpop

Britpop. Ese es el título de esta entrada. ¿Pero esto no va de música electrónica? Siiiii, ya veréis ya. Que todo tiene su lógica.

Un día os di la chapa hablándoos de la Criminal Justice and Public Order Act, bien, eso fue en el año 94, el discurso britpop surgió en el 93, y ambas cosas están relacionadas, ambas acciones tenían un mismo objetivo. No os creáis que soy una flipada, ahora os lo explico:

El techno, el jungle, el garage... estaban ahí haciéndose un hueco importante dentro de la cultura anglosajona. Había heterogeneidad entre sus seguidores: negros-blancos, hombres-mujeres, homos-heteros, ricos-pobres, etc, cualquiera era bienvenido. Eran músicas que más que ser comprendidas eran usadas como escapismo de la realidad menos atractiva que vivían estos jóvenes. Unos jóvenes que tenían mucho que decir pero que no escogieron las políticas predominantes para hacerlo y que por tanto nadie escuchaba.

La tradición del pop guitarrístico inglés, desde The Beatles, The Rolling Stones, The Kinks, The Who, y The Small Faces en los sesenta, hasta The Smiths, y The Stones Roses en los ochenta, peligraba. Inglaterra no quería dar una imagen al exterior distinta a la de esos grupos de chicos blancos con sus guitarras, y si no se hacía algo pronto, la identificación entre el país y esa nueva cultura dance underground iba a ser inevitable.

La solución fue el britpop. Un estilo y una forma de vivir que a todas luces surgió como una reacción al conjunto de cambios sociales y culturales que estaba desplazando los pilares morales, y estaban desestabilizando la hegemonía de la masculinidad blanca británica. Desde que surgió, este estilo recibió el apoyo incondicional de la BBC Radio1, Top of the Pops, Smash Hits, la prensa indie, y la industria discográfica mayoritaria que habían sufrido pérdidas con el crecimiento de la cultura dance y la revolución digital. Por no hablar de la evidente identificación entre el blairismo y el britpop (Noel Gallagher apareció en la portada de la edición de otoño del 1996 del New Labour New Britain "The Magazine for Labour Party Members", y en su interior un artículo "New Labour, New Britpop" analizaba el britpop y lo relacionaba directamente con las nuevas políticas de Toni Blair).

Todos se esforzaron en reafirmar una nueva homogeneidad cultural. Ahora toda Inglaterra bailaba los mismos rasgueos de guitarra tocada por chicos blancos. Todos cantaban las mismas canciones con paradas de autobús, puré de patatas, y empanadas.

Ahora todos podían respirar tranquilos: Inglaterra volvía a exportar al mundo entero pop, britpop.

Y como yo era más de Blur, pues el hit del 95 al canto:


4 comentarios: