viernes, 9 de septiembre de 2011

Dos noches de Berlín

La semana pasada estuve en Berlín. Seis días. Dos de clubbing. Poco, sí. 

Voy a contar lo que vi en los dos clubs en los que estuve. 

Voy:

Viernes. 23'55h. Haciendo cola para entrar en el Watergate. El club abría a las 0'15h y la cola ya era considerable. Esa fue la primera diferencia con la noche de Barcelona. Nadie hace cola aquí para entrar en una discoteca antes de que abra. 
Al fin el gorila de la entrada quita el cordoncito de seguridad y la gente comienza a pasar. Me sorprende ver como el portero no tiene ningún miramiento en no dejar entrar a mucha gente, y no acabo de entender cuál es el criterio. Creo que no tiene. Simplemente lo hace para dejar claro: "Si entras eres afortunado, así que aprovecha la noche". Por suerte yo y mi compi de viaje fuimos de los elegidos. 

Entramos en el club. Dos salas, una arriba y otra arrabo, digo, abajo. La de abajo tiene además una terraza flotante en el río. Sofás, mesitas, muy club todo. Muy limpio. Bonito. Calidad de sonido impresionante. Se me pone la piel de gallina oyendo la "limpieza" del sonido. La gente guapa. Muchas chicas. "Guiris" y berlineses, todos ahí juntitos, cada vez más apretados, bailando y mirando. Mirando mucho. Mucha "búsqueda". El mercado está abierto. 

Música tech-minimal, a veces se les escapan temas más house, incluso alguno más guarrete de los que me molan a mí. El deejay no pone música, construye y te guía a través de la noche. 
Se hacen las 6h... amanece y nos retiramos. Mañana más.

Sábado. 1'15h. Tresor. No hay cola. El club llevaba abierto cerca de una hora y no tiene pinta de estar lleno ni mucho menos. El portero nos sonríe y me pregunta si llevo cámara de fotos porque está prohibido usarla dentro... 
Aquí también hay dos salas: Globus (arriba) y Tresor (arrabo). Para llegar a una o a otra subes y atraviesas pasillos que me recuerdan al Razzmatazz. Pero no huele mal. No hay aglomeraciones. Y el humo es una constante en todo el edificio. 

Entrando en el Globus lo primero que veo es que ahí no voy a encontrarme con la gente guapa de Berlín. Ahí, con la sala medio vacía, ya puedo ver que voy a compartir la noche con los feos, los margis del cole, el colgao que suda de todo y que va a pasar toda la noche con los ojos cerrados, y con muy pocas chicas, todas más espontáneas. Eso me mola. No puedo evitar empatizar más con esta gente que no tiene ningún problema en estar dándolo todo con la pista medio vacía. 

La sala es bonita. Suelo de parket, barra al fondo, mesitas y sofás. Vuelvo a encontrarme con un sonido envolvente que flipo y hace que se me salten las lágrimas. Tech deep para mi body. 

Al cabo de una hora bajamos a conocer la otra sala: Tresor. El Tresor hace unos años estaba ubicado en un búnker, y no sé porqué razón lo trasladaron. No sé cómo era antes. No tuve la suerte de verlo en sus inicios, pero lo que me encontré el sábado pasado me dejó sin palabras: 

Bajada al mismísimo infierno. Como adentrarte en unas catacumbas. Un pasillo lleno de humo con luces escozofrénicamente parpadeantes rojas y blancas te conduce al interior de una sala donde apenas puedes ver a un palmo de tus narices, y donde el sonido está tan saturado que duelen los oídos, y las aletas de tu nariz se mueven como si quisieran despegarse de tu cara. Se distinguen figuras de personas que se balancean en solitario. Cada uno en su mundo. Me fijo que hay gente descalza. Creo que es una chica. En esa esquina mi compi de viaje me dice que hay una pareja follando y al lado un colgado mirando al infinito no se cosca de nada. El deejay al fondo separado del público por rejas. No consigo verle la cara. 
Los graves crispeantes del hard-tech taladrande me impiden estar ahí mucho tiempo más. Pero me voy con la imagen grabada en las pupilas (y los oídos). 

Os dejo un vídeo de esa sala. Al cabo de las horas el estilo de música se suavizó un poco y pude bajar otro rato. Desde aquí agradezco a eSeMCy que grabara estas imágenes. No se ve mucho nada... pero podéis intuir un poco lo que era...



Eso fue todo. No conocí más locales... Eso me obliga a tener que volver irremediablemente a Berlín :)

4 comentarios:

  1. jajajaj, molt be Puy....colgaste el vídeo que te pasé... Discrepo contigo en una cosa: en tresor no había Minimal Tech, era Tech deep en Globus y Hard Tech en el infierno hitleriano....

    ResponderEliminar
  2. Jajaja! pues nada hombre, se cambia... Si será por nombres raros... xD

    ResponderEliminar
  3. Yo tb fui al WaterGate y hay cola siempre!!! tb fui al Der Visionaere q está al lado y moló mazo!! y al SAGE, y a Berghain que ya no mola!!
    hablamos!!

    ResponderEliminar
  4. Waterwate está bien, como garito con esas luces arribas y esa pista de abajo a ras del río mola mucho... musicalmente como en todos los garitos e Berlin hay que mirar quien viene y que hace... yo abajo disfrute con Dj Kaos, y arriba con un directo de 2020soundsystem (hablo de hace 5 añitos...)

    Discrepo en que Berghain ya no mola, lo suelen decir los españoles a los que no dejan entrar (casi todos....) suerte que siempre que he ido voy con alemanotes de casi 2m de altos y gente habitual que vive en Berlin y nunca he tenido problemas, pero si he visto en la cola como echan a españoles que hablan alto en la misma cola.

    Berghain/panorama bar esta igual que siempre incluso han mejorado en la programación inclyendo directos de Aere Negrot o set de italazo del capo I-F (fines de año...)

    la verdad te has perdido la parte realmente underground una parte muy interesante de la ciudad. Gartitos montados de la nada para una sola noche o unos pocos meses que están llenos de gente con ganas de pasarlo bien, buenos djs locales.... hay una web que si tienes suerte te dan la contraseña para poder entrar y mirar todo lo que se mueve semanalmente en Berlin, ahí descubres la agitación cultural más underground. Eso o tener gente allí viviendo, o las 2 cosas.

    saludos

    ResponderEliminar