viernes, 19 de agosto de 2011

We Were Water My Friend

La noche de ayer prometía. Como siempre acabé anulando dos de los compromisos previos por falta de tiempo. Y al compromiso "inneludible" llegué suficientemente tarde como para entender que no se podía hacer de otra forma.
A la 1'15h estaba entrando en el Razz para ver qué tenían que decirme unos belgas locos.

El primer error para mí: habilitar 3 salas para las sesiones que irremediablemente se iban a solapar. Más que error, putadón. Había que escoger. Aunque por suerte, o no, a la hora a la que entré ya no tenía mucho dónde escoger. En la sala grande pinchando Paul Chambers, y después 2manydjs, así que ahí nos quedamos el amigo con el que fui, yo, y unas trescientas mil personas más, con sus poros y sus glándulas sudoríparas trabajando a destajo como si no hubiera un mañana. Qué asco. De verdad, qué asco de rozarse con alguien y llenarse de su sudor. O de que te caiga algo de líquido en el jeto y no saber si es porque alguien a lanzado una botella de agua abierta o porque el tío de tu lado está sacudiendo la cabeza al ritmo de la música.
Pero respira, hazte un uno con el entorno, e intenta meterte en la sesión. Ahí va...

Las sesiones que vi dejaron mucho que desear. Paul Chambers "Don Ruiditos" para mí no acabó de petarlo. Se empeñaba en llevarnos hacia la cima y justo cuando estábamos a punto de alcanzarla, "zasca!", para abajo otra vez... ¡Venga hombre! ¡Eso es una putada! Matar el subidón con una base bien de graves, pero sequitos, bien peinaditos, y perfumados, y sin meter unos sintes bien distorsionados como dios manda, eso duele. Para mí es como estar buceando y justo cuando estás a punto de salir a la superficie, ¡pum! te vuelven a meter la cabeza dentro del agua. ¡¡Déjame respirar!!!
No obstante debo decir que la gente estaba enfervorizada. Brazos en alto, ovaciones, silbidos, y todos haciendo un bonito y entrañable homenaje a ese dúo de flamenco pop español, las grecas.

Luego entraron los 2many que, lo siento, estuvieron muy flojillos. No arrancaban. En cuanto parecía que ya habían despegado ponían un tema que cortaba el rollo y te dejaba en coito interruptus. Descuadraron muchos temas. Muchos. Y sé que lo que hacen es harto complicado. Mezclar un tema heavy con una base electrónica currándose un loop que se acelera que se corta que se vuelve a acelerar, no es nada fácil, pero cuento lo que vi y oí. 

Lo peor de todo es que me lo pasé muy bien, y aunque salí de ahí media hora antes de que acabara porque el porcentaje de agua dentro y fuera de mi cuerpo había llegado a igualarse, no dudo en que si vuelven estos belgas locos iré a verlos. 


Os dejo el temita de marras.




No hay comentarios:

Publicar un comentario