lunes, 20 de junio de 2011

En cuerpo y cuerpo

Sé que una vez ya me puse filosófica, e intento no pasarme mucho con las reflexiones metafísicas, pero hoy no hay otra: gafotas de pasta y speech al canto.

"...en la música dance contemporánea y en la experiencia [...] todo se organiza en torno a la búsqueda de un determinado tipo de clímax: oleadas de indistinto placer físico y emocional; la sensación de estar inmerso en un momento colectivo, en el que los parámetros de la individualidad de cada uno desaparecen en la vibración compartida de los golpes de bombo; una experiencia profunda de la música en toda su sensualidad, sus brillantes arpegios, el galopante batir de las cuerdas, los ásperos traqueteos, los crujidos y los estallidos; un incesante movimiento hacia adelante, en todas direcciones, hacia ninguna parte; [...] las sonrisas atractivas de los desconocidos, la formidable familiaridad de los amigos; el sentimiento infantil de protección al borde de la inconsciencia; una deliciosa rendición al tópico"

Jeremy Gilbert & Ewan Pearson. "Cultura y políticas de la música dance" 

Potenciar la fisicalidad de la música, lo corporal frente a lo mental. La liberación del yugo falogocentrista (en el que la palabra está en el centro de todo), y abandonarse al placer físico y material. Piel de gallina y emociones que fluyen sin pasar antes por la mente. 

Eso es lo que se vivió en Underworld el sábado en el Sónar. 



8 comentarios:

  1. Ostia, vaya post-paradoja. Menudo meta-oximoron te has cascado, no?

    ResponderEliminar
  2. meta-oxímoron?... no veo ese bello recurso lingüístico por ningún lado...

    ResponderEliminar
  3. no es lo mismo hablar de emociones musicales (el tipico "piel de gallina" que dicen por ahí cuando postean un video en el facebook)que sentirlo o verlo... verdad?

    ResponderEliminar
  4. coño, venga, me explico: el post más "mental" que haces es para reivindicar lo "no mental".

    ResponderEliminar
  5. Ahhh! Vale! Sí sí, entonces sí. Toda ella es un oxímoron. Ooook!

    ResponderEliminar
  6. Sí y no! A veces lo que hace eso es el morao! Otras veces la música por sí sola, peor yo ha habido veces que he disfrutado y he sentido la música electrónica simplemente quedándome mirando fijo al escenario y sonriendo! Y a veces resistiendo la lagrimita!
    Y no sé qué es más éxtasis si el sentimiento de masa, de ir todos a una o sentir que estas disfrutando algo de una manera única, pero las dos son emociones unicas!

    Lo que sí que sí, es que la música (electrónica o no, aunque la electrónica más), es la polla!

    Lo del vídeo me da pura envidia!

    ResponderEliminar
  7. El tema está en que para poder disfrutar de eso muchas veces el "morao" es intrínseco. Eso es la parte de liberación del yugo falogocentrista.
    Si has crecido escuchando melodías pop "facilonas" seguramente no puedas aguantar un tema minimal, en cambio algo así lo toleras y a la vez te abre puertas. Es complicado abandonar toda esa carga socio-cultural y primar lo material a lo mental. Pero eso es distinto para cada persona, según la educación que has recibido. Por eso, repito, muchas veces esa sensación no se puede obtener de otra forma.

    No sabes lo que fue amigo. Hubieras llorado :P

    ResponderEliminar