viernes, 1 de abril de 2011

Érase una vez el new beat...

...que nació en los 80's en un país muy lejano. Su padre era la música AB. Se llamaba AB por el club Ancienne Belgique, cuyo dueño, Fat Ronny, era un deejay muy grande, muy grande, muy grande, pero no por ser gordo sino por ser el creador del AB. Dicen que a este buen DJ le molaba poner un tema bien raro al principio de sus sesiones para vaciar la pista y empezar de cero, y entonces poder provocar un determinado estado de ánimo en la gente, como de película de suspense. Pero a Ronny se le fue la mano con las drogas, acabó enganchado a la heroína, y su reinado acabó. Pero el legado para el nuevo sonido new beat ya estaba ahí. Un nuevo sonido, una versión gótica y pesada del balear.

Un día alguien pinchando el tema Flesh del grupo A Split Second, movió el pitch de 135bpm a 105bpm, y oye, a los belgas les encantó. Dicen que el que hizo esto fue Marc Grouls, un deejay de Amberes, pero hay otros que dicen que fue Jean-Claue Maury, un francés al que han excluido de la historia belga.

El caso, no se sabe quién lo hizo, pero poner discos a 33 revoluciones en vez de a 45 empezó a ser el pan nuestro de cada día. Los graves se hacían enormes, el beat te machacaba físicamente contra el suelo. Los deejays descubrieron nuevos temas cuando bajaron la velocidad de sus discos.

Y entonces abrió el Boccaccio, un templo perfecto para el new beat. Un anfiteatro enorme, con cromado brillante, y donde no repararon en gastos a la hora de poner láseres (creo que los láseres se los pidieron a Spielberg ... de "Encuentros en la tercera fase"). Venga láseres. Láseres por aquí, láseres por allá. Era como formar parte de la luz y el sonido. Eso debía ser una locura. Cuenta el DJ Eric B que cuando debutó ahí en agosto del 88 había más de 5000 personas dentro y miles fuera esperando para entrar. Dice que "había tanta gente que las ventanas de la entrada estallaron de la presión"...

Hombre... ahí te has pasao...

Dejo el tema Flesh... rápido primero y lentico luego. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario