miércoles, 2 de marzo de 2011

Palabra de exyonqui - Este sábado "salimos"

Y todo empieza a moverse. Que si éste vendrá, que si el otro se ha rajado como una nena, que si desde que tiene novia ya no es el mismo.

"Oye, que el tal se apunta"
"Vale pero dile que no pille coche que con las dobladas que agarra mejor será que lo llevemos nosotros..."

A todo esto estamos a martes. Siguen las horas y el ansia-viva aumenta proporcionalmente.

"Me pondré esta camiseta, sí, estoy seguro, y los tejanos esos y las bambas de siempre. Iré cómodo, sí."

Miércoles. Te vuelve a llamar el amigo:

"Oye que al final se está liando parda y vendrá to'Cristo"
"Joé pues mejor, más seremos, bla bla bla..."

Se va a comprar.

"Oye que el tal amigo del pascual tiene del bueno, cremita fina".
"Vale pues píllale dos".
"¿Dos? Pero si sólo salimos un día..."
"Bueno sí pero por si acaso joé. Cómo eres de rancio..."

Y plis plas dos en el bolsillo y el ansia-viva retumba en tu cabeza como un africano tocando un djembe dentro de un bául de metal. Te llama.

"Oye, ¿qué tal?"
"Sí, todo ok".
"Ok, perfect, oye que estoy en casa pásate si eso y hacemos una plays".

El cabrón este no quiere ni plays ni nada, este quiere catar la cremita fina... Menuda máquina el amigo.

Ding dong, jueves. Escaleras. Cuarto piso. ¿Sabéis qué es el olor a escalera? Sí. Es cuando subes a tu piso por la escalera y alguna vecina se está currando la madre de todas las albóndigas jardineras. Y tú te vas para casa y tienes verdurita del día anterior y dos huevos. Vamos que no es lo mismo. Pues en el bloque de mi amigo la escalera huele a mariguana, y las pobres vecinas no pueden vacilar de tortilla de patatas ni de las anteriormente citadas albóndigas. No sé porqué siempre lo pienso... En fin...

Abre la puerta. Que si tal, que si eso y lo otro y ZAS! te lo suelta así sin avisar:

"¿Nos hacemos algo?"

¿Algo? ¿Qué querrá éste ahora? ¿Hacerse unas pajas? ¿Unas albóndigas?

Dos horas después de stress y risas exageradas sobre cómo irá la fiesta del sábado me piro. 1,5 ya en el bolsillo. 
Curro, viernes, plis plas toma Lacasitos viernes noche 4 de la madrugada y te queda 1,0 en el bolsillo. Sábado por la mañana, croas como una rana de las planicies colombianas, boca seca, ojos pegados y una masacre en tus encías. Ducha, todo bien, 10% remordimiento, 90% ganas de que lleguen las 0h. Teléfono. 5sms. Recibes un mms del pibón del otro día que tu colega de lejos te dice que buah que no veas que nivelón nen no me lo creo bla bla... Play. Unos discos en casa del otro (el 1,0 lo dejo en casa y así no hay tentaciones). Un gin tonic a las 4 de la tarde, un redbull y la noche empieza a llegar. 

Coche, amigos, cds, cds de música, kilómetros, parking, cena rápida y todo empieza a tener sentido. ¿Es esto lo que más me gusta hacer? Cola.

"No. Vamos por aquí que conozco al pavo de la puerta que se enrolló con mi prima el otro día".

Plas. Colados. No pagamos. Somos unos cracks ou yeah que pim que pam. Oscuridad y ... ... ...

Esa melodía... esa melodía otra vez, amor de amores electrónicos. 
Él arriba. Nosotros abajo. Ordenados en formación (BYTE)litar, preparados a recibir la paliza. 
Pequeños samplers entran en tu cabeza sin remedio. Tranquilidad.
Sonríes como cuando te regalaron esa bicicleta roja y con 12 voltios en la columna te mueves.

"De momento no cerraré los ojos".

Unas miradas con "los otros". Dos sonrisas. Una sacudida cómplice de mano como si te acabaras de quemar y las persianas bajan por un instante para, boom, volver a abrirse al momento.

La lista de la compra está completa. Todo hecho.

Xupito. Baño. Risas. Ostia el pavo este que hacía mil que no veía. Conversación a 60 decibelios intentando evitar los graves lejanos que se han convertido, ya a esa distancia, en unas persistentes olas sónicas que te hacen agarrar al otro corriendo a la sala mientras cada vez gritas más y sigues hablando y el otro no te entiende ni tú sabes lo que dices ni el otro pilla un pijo y tropiezas y lepidesperdón ysonríes ysacudidademano y elotrosaperdidoporelcamino y ostias... estabas... aquí... y es que estáis taaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaan contentooooooooosss.

Caes al centro de la pista, tus recuerdos se olvidan de ti y por fin cierras los ojos. 

Tantas horas esperando para esto, para sentirte solamente rodeado de tu gente, con tus movidas, debajo del chamán que guía tu felicidad y sobre todo, sintiéndote tranquilico.

Dulce cocktail de ríos con burbujas metálicas, parábolas que rebotan en las paredes de tu duramadre. Ondas marinas con espuma a 100herzios...

Continuará...

2 comentarios:

  1. joder, relato porno casi! jajaja

    ResponderEliminar
  2. estos colaboradores... que se están tomando unas licencias... :P

    ResponderEliminar