lunes, 21 de marzo de 2011

Free like a heart of stone

Así me sentí el sábado mientras veía en directo a los Minitel Rose. Entregados a más no poder. Dándolo todo. Derrochando energía a saco.

Los cuatro francesitos desde el escenario de la sala Lo·Li·Ta en mi "queridísimo" Razzmatazz empezaron a tocar con apenas 14 personas de público. Pero eso no me sorprendió. Hace como 3 semanas estuve viendo a Reset! y me daba vergüenza ver que estaban haciendo una pedazo de sesión para mí y mis 3 amigos. Mala promoción "lolística"... no sé... Eso es otro tema.

En cualquier caso al cabo de media hora de que empezara el concierto de los Minitel la sala podía pasar por medio llena, y el cantante desaforado bajaba a cantar al lado del público y de paso arrimarse a alguna que otra polluela que estaba por ahí, mientras que otros polluelos del público aprovechaban para arrimarse a él.

Sonido analógico a tope. Tres sintes: un Korg y otros dos que no acerté a ver qué eran, que producían bajos rugosos y riffs de guitarra simulados. Y una batería acústica con un bombo que no tenía nada que envidiar al bombo digital más engordado, más amplificado y más sidechaineado que te puedas echar a la cara. 

Estaba todo. Todos los componentes para producir una gran explosión, y aun así... no la hubo. Bueno, para ser justa, yo no la sentí. Son buenos, según mi humilde opinión. Saben hacerlo bien, pero no saben hacerlo explotar. Falta algo en sus temas que los convierta en menos planos y hagan que se te salga el corazón por la boca.

Por pedir que no quede.

Dejo el tema Heart of Stone de su nuevo disco Atlantique. Brutal.

1 comentario:

  1. Yo flipo con lo del Razz! no entiendo que programen cosas tan apetecibles como Minitel Rose, The Golden Filter o Monarchy y luego seamos 30 allí dentro. La gente se queja del precio, del sonido, del local, de los aseos... pero yo creo que es un lujazo tener una noche de club con concierto por 15€ y una bebida (bueno, esto sí podrían mejorar un poco.... esos vasos....) y si no, paséate por Europa, y verás lo que vale una noche de estas...
    El día que el Razz deje de programar y se convierte en otra sala más, vamos a flipar. espero que me pille de mayor, ya...
    saludos!!

    ResponderEliminar