lunes, 10 de enero de 2011

Vente a la fiesta con Pitufina

"El nuevo heavy metal". Esa era la forma como la prensa hablaba del hardcore que se escuchaba en los 90's en las fiestas que se desmarcaron de la comodidad del ambiente club: las raves.

Fiestas con guantes blancos, mascarillas, sticks luminosos, e inhaladores Vicks para aumentar el subidón de éxtasis y anfetamina... (ahí a piñón, ¿quién es el guapo que no se lo va a pasar bien ahora, eh?!!). El DJ aceleraba los discos manipulando los platos y superando el máximo de pitch establecido como "legal" (el pitch es la palanquita que cambia la velocidad de una canción). Y para poder mantener el ritmo, pues métele más caña al cuerpo... La demanda de éxtasis se disparó y en consecuencia su calidad cayó en picado. Ahora las pastillas eran o bien de MDEA, un primo grogui del éxtasis, o bien de pura anfetamina. 

Grupos como Shades Of Rhythm, Bizarre Inc, o The Prodigy, se hicieron famosos actuando en las raves. Se llevaban temas que incluían sintonías de televisión de series infantiles mezcladas con tralla a saco. Utilizaban voces tipo Minnie Mouse, como un vestigio de su origen housero, lo único que ahora la voz venía de una tía que se había puesto de helio hasta las cejas. 

En las raves ya no se escuchaban temas que se potenciaban a través del consumo de drogas sino que eran temas diseñados por las drogas, y el público de estas fiestas se fue radicalizando hasta asociarse por completo chicos de clase obrera que se pasaban tres pueblos con todo y que tenían una mayor necesidad de escapismo. 

Te guste o no este rollo lo que está claro es que movió a mucha peña, mientras que otra parte de la movida, la más sesuda, la del techno más austero, o la más cool con el handbag house, se hacía un lado y se retiraba a clubes más puristas.

Y para cerrar la entrada, The Prodigy, era inevitable. 

5 comentarios:

  1. una apreciación, aquí parece que las "Raves" fueran cosas guarras como lo son ahora, y no tenían nada que ver... cierto que esta etapa de la que hablas es cuando se empezo a degenerar, y Paul Oakenfold vendía entrada con pastilla de extasis incluida.

    Pero no hay que olvidar que el mismo Garnier era uno de los habituales djs y promotores de raves de Manchester, y se hacían porque los garitos cerraban pronto..

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Gran apunte y totalmente de acuerdo. Todo empezó distinto, pero para cuando se masificó ya estaba enmerdado :(
    ¡¡Gracias por tu comment!! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. the prodigy... wowwww... sonará el domingo? bueno, da igual... el domingo también sirve para descubrir nuevas propuestas de dj's diferentes. AHÍ ESTAREMOS!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  4. si hablamos de Hardcore Old-Skool Rave, no hay que olvidarse de ALTERN-8, que para mi están por encima de Prodigy no han editado tanta cosa, pero fueron unos pioneros y siguen en activo pinchando Hardcorazo y 90s con piano asesino, poniendo las pistas del revés....

    http://www.youtube.com/watch?v=2_bL0hFyslg

    por cierto no he visto vuestras caras cuando han venido por BCN, que 1 vez al año se dejan caer... :(

    también hay que mencionar a MOBY, BARRACUDA o VOODOO CHILD....

    ni olvidarse de que Moby tenía el record de bpm's en un tema que hizo inaudible de lo loco que es!!! -imagino que con la basurilla del Scranz esto se habrá superado ya, cual cosa me trae sin cuidado...

    saludos

    ResponderEliminar