miércoles, 26 de enero de 2011

La "fisicalidad" del sonido

Me estoy leyendo un libro. Es un libro que intenta explicar toda la movida de la música dance desde un punto de vista político y social. Vamos, una cosa farragosa farragosa donde las haya. Pero de vez en cuando encuentro algo que tiene su miga. 

Por ejemplo, en un capítulo hablan sobre los efectos que tiene en nosotros escuchar música. Los autores son muy comedidos y sensatos, y en todo momento quieren remarcar que todas esas sensaciones son resultado de unas tradiciones y una cultura determinada. Por ejemplo: la mente de un japo y la de un mejicano descodificarán distinto un bolero. 

La mente, ok, pero ¿y el cuerpo? 

Y es que hay una cosa que comentan en el libro que me pareció muy de cajón y en la que nunca había caído: que la música, es una forma de transmisión de información que incide directamente, físicamente contra nuestro cuerpo. Quiero decir, que las ondas que forman esa melodía, esas ondas con sus frecuencias y sus amplitudes, están chocando contra algunas de nuestras células y les están tocando las narices. Ya no sólo es un estímulo que se percibe en un sentido concreto, como podría ser la imagen en la retina, o yo qué sé, el braille en el tacto de los dedos, sino que es algo que nos llega en vía directa a la mente y al cuerpo, y que según el caso hace que tus células te digan "dance, dance, dance!!"

¿Cuántas veces habréis visto dj's que mezclan sin necesidad de ponerse los cascos? Sólo notando las vibraciones del tema que va a entrar?

¿Y qué pretendo sacar de esta reflexión? Nada, simplemente me encanta la idea.

4 comentarios:

  1. pues, no sé si tiene mucho que ver, pero hace ya como 10 años, me encontraba un chico de fiesta en La Sala del Cel, fin de semana sí y fin de semana también, que tenía un 1oo% de sordera, y solo podía ir ahí porqué era la única discoteca que gracias al retumbe de los bpm's podía sentir alguna cosa.... y eso me quedó grabado de lo extraordinario que me pareció....

    ResponderEliminar
  2. Claro! Tiene que ver a tope! Es eso, es la capacidad de tiene la música de incidir tanto en la mente como en el cuerpo. ¿Sabías que hay temas donde se ponen frecuencias que no son audibles sólo para que le hagan retumbar a uno el cuerpo?

    ResponderEliminar
  3. Bueno, todas estas teorías quedan a cero si tenemos en cuenta que la mayoría de equipos q tienen los clubs, dejan mucho que desear....

    ResponderEliminar
  4. Ya... Sabes cuando conté lo del Fabrik de Madrid? Pues en eso ese sitio era una maravilla. Creo que ha sido la vez que he oído mejor la música en un local cerrado. Si llegan a pinchar música de la que me mola, entonces creo que hubiera acabado trepando por las paredes! Jajajajaja! Locura total!

    ResponderEliminar