viernes, 3 de diciembre de 2010

Lo de anoche fue un festivalón (parte I)

Así tal cual lo suelto. 

Anoche el 50% del Colectivo HPF estuvo en el concierto de la gira que Soulwax ha montado para recibir la Navidad con mucha... ¡¡marcha!!


Viendo lo que pasó ayer en el Club Sant Jordi de Barcelona confirmo que en Barcelona tenemos muchas, muchas ganas de fiesta y nos entregamos como el que más cuando la ocasión lo merece (y eso que era jueves... no quiero ni imaginarme como van a estar esta noche los madrileños).

Hoy no puedo dejar de contaros cómo vi lo que vi:

La primera impresión al llegar al Club Sant Jordi era: FRÍO. Mucho frío. Normal, llegando a las 20h como llegamos no había prácticamente nadie y la rasca era considerable. 
La segunda impresión era: CARO. Muy caro. Aunque había que saber qué pedir y en qué cantidad, y si conseguías colar una petaquilla la cosa variaba bastante...

D.a.r.y.l abrió la sesión. ¡Pobrecito! Casi no tuvo público y la verdad es que lo hizo bastante bien. Moviéndose por sonidos muy "soulwaxeros" y manteniendo la expectación sin llegar a rematar la jugada nunca. Calentando motores que era lo que tocaba. Muy acertado. 

Luego vinieron Goose, con los que yo me quité la espinita de no haberlos podido ver en Razzmatazz hará cosa de un mes y medio. Un directo muy muy potente que, según mi opinión, mejora con creces el disco. Se entregaron del todo a un público que aún estaba con las chaquetas puestas y ubicándose en el espacio. El gran momento de su actuación fue el final del tema Words que transformaron en una especie de banda sonora épica y gloriosa que muy bien podría haber acompañado al trailer de Las Dos Torres. Yo me giré un par de veces esperando ver aparecer a Gandalf montado en Sombra Gris... 

Y luego apareció el encantador Paul Chambers. ¡Qué tío este Paul! Os digo que me conquistó con su chaquetica de lana con la cenefa invernal al uso y su cara de "Yo pasaba por aquí y me han dicho que pinchara un rato". Iba con la acreditación colgada al cuello yo creo que porque sino los seguratas no le hubieran dejado pasar al escenario. Y estuvo genial. Mantuvo el sonido que había abierto D.a.r.y.l y supo darle potencia de forma elegante. Con deciros que me acerqué a donde estaba y le grité "¡Paul!" y al mirarme añadí : "¡Tío! ¡Genial! ¡Estás pinchando súper bien!". Debió flipar un poco.

Uff... voy a dejarlo aquí. No quiero extenderme más que ya me he pasado tres pueblos. ¡Mañana os cuento lo que falta!

Os dejo el tema de Goose Low Mode que no tocaron y es el que esperé durante toda la actuación (supongo que a veces no se puede tener todo). Enjoy it!





1 comentario:

  1. es curioso de qué modo NUNCA se toca el temazo que esperamos con ansia, ese que nos conmueve un poco más que los demás.

    a mí me pasa SIEMPRE, en todos los conciertos que presencio

    ResponderEliminar