lunes, 29 de noviembre de 2010

El guapo, y el hijo de Satán.

Igual que hace un par de semanas, hoy lunes escribiré una crítica CCPP (caca-culo-pedo-pis) de la sesión que fui a ver este fin de semana.

El viernes quise ver a Daniel Maloso en el Hotel ME, pero acabé rindiéndome al cansancio... Lo sé, soy muy poco profesional. Así que el sábado decidí calmar mis ganas de escuchar música en condiciones yendo a Razzmatazz... 

Primer error: "escuchar música en condiciones" e "ir al Razzmatazz" son expresiones antónimas. Y es que el Razz tiene todos mis respetos, y dios sabe el dinero que me he dejado ahí (y que me seguiré dejando) porque a veces son los únicos que traen a según qué artistas, pero respecto a la calidad del sonido las salas de este local dejan mucho que desear (quizás la única que se salva es la Lolita). Cada vez que voy no puedo dejar de pensar por qué no se gastan un poco de dinero en acondicionar la acústica... o en comprar alcohol en condiciones... Creo que la respuesta está clara: no lo necesitan. 

Pues bien, el sábado en Razzmatazz estaban DatA en la Lolita y Designers Drugs en el Loft. 

Ahí voy:

DatA: el guapo. Poca cosa más puedo decir. Correcto. Con sus mezclitas ahí, sube vía, baja vía, ecualiza un poquito, deja sólo los medios y luego "pétalo", ya sabéis: pim, pam. Empezó con un rollo más disco-electro, con sus contratiempos, sus subidones, todo muy "dos más dos cuatro". Hasta que de golpe se volvió loco y empezó a taladrar con bajos atronadores y frases recurrentes. De repente dejé de estar en una sesión de "vamos a divertirnos un rato bailando" a estar en la antesala del infierno... Y digo la antesala porque el infierno estaba unos metros más para allá, en el Loft.

Designer Drugs: el hijo de Satán. Si Belcebú se transformara en tres acordes os aseguro que serían los únicos que sonaron el sábado por la noche en el Loft. Claro, es/son Designer Drugs, qué podía esperar. Pero teniendo en cuenta que los había visto hacía menos de un año en el mismo Razz no suponía que hubiera satanizado hasta esos extremos sus sesiones. No os voy a engañar, apenas estuve 30 minutos escuchándolo, intenté resistir, pero cuando comencé a ver que las paredes sangraban decidí marcharme a dormir a casa abrazada a un crucifijo... que fui a un cole de monjas y estas cosas me tocan mucho...

Eso es todo, aquí os dejo mi crítica de andar por casa. Y ahora, ¡se abre la veda! 

7 comentarios:

  1. Lo puedo visualizar también, lo que cuentas, sin haber estado allí... Hay algún fin de semana que el loft no sea el infierno, traigan a quien traigan?...

    ResponderEliminar
  2. el problema del sonido en BCN...
    vamos nada nuevo! una sala que tiene un sonido cojonudo es la "Bikini" y ya ves los sets a que tipo de gente va dirigido.

    Yo me vi a "Holy Fuck" (directazooooooo) este sábado en la Bikini, y a "los Massieras" en el Apolo.. y bien agustito me quedé.

    ResponderEliminar
  3. cuánta actividaZ findesemanera!

    pues yo me reservo para aphex twin y me estoy planteando M.I.A., aunque para ver el truño que se ha marcado con MAYA...

    ResponderEliminar
  4. Vaya... Tengo curiosidad para ver si de verdad estos diseñadores de Droga son buenos. A mí lo de las paredes sangrando ácido industrial, como que me va. Lo que estoy de acuerdo es que para aguantar más de 30 minutos en el The Loft... hacen falta ganas. Vi a MSTRKRFT por primera vez y me quedé destemplao. Totally Enormous Extinct Dinosaurs fue en el Lolita y tienes razón, el sonido ahí está bien.

    DATA y DESIGNER DRUGS WIN. RAZZMATAZZ FAIL.

    ResponderEliminar