lunes, 29 de noviembre de 2010

El guapo, y el hijo de Satán.

Igual que hace un par de semanas, hoy lunes escribiré una crítica CCPP (caca-culo-pedo-pis) de la sesión que fui a ver este fin de semana.

El viernes quise ver a Daniel Maloso en el Hotel ME, pero acabé rindiéndome al cansancio... Lo sé, soy muy poco profesional. Así que el sábado decidí calmar mis ganas de escuchar música en condiciones yendo a Razzmatazz... 

Primer error: "escuchar música en condiciones" e "ir al Razzmatazz" son expresiones antónimas. Y es que el Razz tiene todos mis respetos, y dios sabe el dinero que me he dejado ahí (y que me seguiré dejando) porque a veces son los únicos que traen a según qué artistas, pero respecto a la calidad del sonido las salas de este local dejan mucho que desear (quizás la única que se salva es la Lolita). Cada vez que voy no puedo dejar de pensar por qué no se gastan un poco de dinero en acondicionar la acústica... o en comprar alcohol en condiciones... Creo que la respuesta está clara: no lo necesitan. 

Pues bien, el sábado en Razzmatazz estaban DatA en la Lolita y Designers Drugs en el Loft. 

Ahí voy:

DatA: el guapo. Poca cosa más puedo decir. Correcto. Con sus mezclitas ahí, sube vía, baja vía, ecualiza un poquito, deja sólo los medios y luego "pétalo", ya sabéis: pim, pam. Empezó con un rollo más disco-electro, con sus contratiempos, sus subidones, todo muy "dos más dos cuatro". Hasta que de golpe se volvió loco y empezó a taladrar con bajos atronadores y frases recurrentes. De repente dejé de estar en una sesión de "vamos a divertirnos un rato bailando" a estar en la antesala del infierno... Y digo la antesala porque el infierno estaba unos metros más para allá, en el Loft.

Designer Drugs: el hijo de Satán. Si Belcebú se transformara en tres acordes os aseguro que serían los únicos que sonaron el sábado por la noche en el Loft. Claro, es/son Designer Drugs, qué podía esperar. Pero teniendo en cuenta que los había visto hacía menos de un año en el mismo Razz no suponía que hubiera satanizado hasta esos extremos sus sesiones. No os voy a engañar, apenas estuve 30 minutos escuchándolo, intenté resistir, pero cuando comencé a ver que las paredes sangraban decidí marcharme a dormir a casa abrazada a un crucifijo... que fui a un cole de monjas y estas cosas me tocan mucho...

Eso es todo, aquí os dejo mi crítica de andar por casa. Y ahora, ¡se abre la veda! 

viernes, 26 de noviembre de 2010

Don't Stop Me Now

"¡Drogas gratis! ¡Fiesta gratis!" ... Con ese eslogan en el flyer ¿quién no iba a ir a las fiestas Hedonism? (desde aquí hacemos un particular homenaje al blog de Hedonista :) ). 

Esas fiestas que se celebraban en almacenes al oeste de Londres, allá en el 1988 (mientras yo escuchaba a Parchís y a Chispita), con un equipo de audio queflipasneng, con unos altavoces donde por fin se podía escuchar House como dios manda, con unos buenos bajos atronadores, fueron las que sentaron las bases para las que luego se conocieron como raves.

La locura ya se había desatado: Hedonism, el club Haçienda, o las fiestas Trip. Acid House, éxtasis, amor. Como dijo uno de nuestros lectores "un abrazo de puro amor directamente desde el universo". La gente seguía la fiesta aún cuando había pasado la noche. A la salida de los clubs la peña se iba a los aparcamientos donde se improvisaban equipos de sonido para alargar la fiesta un poco más. O a una mala se quedaban en la calle bailando alrededor de los estéreos de los coche, se metían en las fuentes y gritaban "aciiiiiid" a la gente que pasaba por su lado. Incluso en una ocasión llegó una furgoneta de la policía con las sirenas encendidas y todos enloquecieron alrededor gritando "Can you feel iiiiit!!!" porque las sirenas sonaban como un sample de "Can You Party?" de Royal House. 

Escuchad la canción y lo entenderéis. Mu jarto xD

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Pasando de pose

¡Ey! Qué tal. Hoy empiezo transcribiendo algo:

"Todos mi valores, mis opiniones, todo cambió. Llegué al club vestida con mi ropa de diseño y al final de la noche casi todo había desaparecido. Llevaba pantalones de lana de Gaultier y hacía tanto calor que me los tuve que quitar. Así que fui al baño con mi amigo, nos quitamos los pantalones, se quitó sus calzoncillos tipo boxer con lunares y me los puse. Estaban empapados de sudor, pero estaba bien" (1)

Claro que estaba bien. "Happy. Happy. Happy...". Caras sonrientes y a disfrutar de la noche. No había otra.

Aquí tenemos otro de los cambios que hubo a partir de que se empezara a bailar con gusto la música house y no dando hostias al deejay de turno: ya no hacía falta ser cool. No tenías que perder horas en decidir qué ropa ponerte, o ingeniándotelas para llevar un maquillaje más extremo que tu amiga.

El zénit del "si no eres cool no eres nadie" me atrevería a decir que vino con los new romantics. Esta peña llevaban su forma de vestir al extremo: camisas con chorreras, kilts (faldas escocesas), polainas, y accesorios con estilismo heroico. De ahí una parte se desvió hacia un rollo muy bizarro, muy raruno, vistiéndose con ropa muy pomposa, o estrambótica (tipo un traje hinchable), o poniéndose seis pares de gafas, o maquillándose de forma muy histriónica, o poniéndose narices de cerdo de plástico (de ahí  salieron más adelante los Club Kids de Nueva York).

Pero de repente todo eso ya no era importante, ya no se tenía que aparentar. Claro es que si lo piensas... es lo que he dicho al principio: no queda otra. 

Hoy sí que no hay canción. Ea. Si a alguno le apetece que proponga una :)

(1) Fragmento del libro sobre historia del house "Adventures In Wonderland". Testimonio de Helena Marsh, miembro del grupo Beloved.

Proposición de Hedonista oida! Dedicada!  



lunes, 22 de noviembre de 2010

Cosas que le alegran a uno el día

¡Hola! Hoy me hubiera gustado poder escribir otro post sobre alguna sesión que hubiera visto este finde, pero resulta que me quedé en casa el viernes y el sábado de charla y vinos, y al final se me hacían las 2h de la mañana y el vaso seguía medio lleno. Siempre medio lleno. Malditos, ¿quién me lo llenaba sin parar?

Pero gracias a eso (a no acostarme a las 8h de la mañana, se entiende) he podido preparar una micro-mixtape con algunos de los temas que sonaron en la última fiesta 808. Aaaayyy... ¡Qué bien lo pasamos! ¡Qué ganas de que llegue la siguiente! 

Aquí os la dejo. La podéis escuchar y si os gusta os la podéis descargar free free, everybody is freeeee... Que está muy bien. 

¡Ah! Y ya podéis apuntar en la agenda:     

        12 de Diciembre                                        808                              DOMINGO RAVAL


Mixtape 808 Noviembre by HPF

viernes, 19 de noviembre de 2010

No me chilles que no te veo

Hace unos días que se me está yendo la pinza con la extensión de las entradas, así que hoy voy a ser muy breve y además voy a poneros algo muy ligerito, una curiosidad. Así como de viernes, de entertainment...

Os pongo un vídeo, pero para escucharlo tenéis que poneros unos cascos (¡sobre todo! si lo escucháis sin cascos pierde toda la gracia). Cerrad los ojos, y a poder ser estar a oscuras. Si hacéis todo eso, os aseguro que vais a flipar.

Ahí va:



¿Qué? ¿Lo que os decía eh? Estáis alucinando. Ni Dolby Surround ni leches. A esta técnica de grabación de audio se le llama binaural, y se basa en las descodificaciones que hace el cerebro cuando recibe el sonido de distintos puntos del espacio. Porque no es lo mismo que me venga el sonido de delante, o detrás, de la derecha o de la izquierda. El método es un poco complicado, pero si alguien se anima a explicarlo estaré encanta :)

Y paro por hoy. Entrada cortita prometida. ¡Buen finde!


miércoles, 17 de noviembre de 2010

YI EY GUAY... Muy gay

Después de la última entrada en la que me atreví a levantar un poquito la mano y decir bajito, así como quien no quiere la cosa, lo que opinaba de una sesión que escuche el finde pasado, hoy vuelvo a ponerme las gafotas gordas, y explicaré un poco más sobre los quehaseres de los inicios del House.

Empiezo con un ejemplo: esto es como hacer pan. Necesitas harina, agua, levadura, calorcito y tiempo. Pues si el pan fuera la popularización del House en Gran Bretaña, entonces el harina serían los temas house, el agua serían los dj's que lo pinchaban jugándose el tipo, el calorcito sería el mdma, el tiempo sería... el tiempo, y la levadura... ¡¡Ayyyy mi querida levadura!! Mi amada levadura serían los gays. Y es que sin el colectivo gay el House hubiera pasado como una moda más, dejando algún que otro tema como carnaza de recopilatorio de música de los 80's en la teletienda.

El club donde se dice que nació el House fue el Warehouse, donde pinchaba un gay y adonde iban a bailar gays. Muchos de los dj's que se apuntaron al carro del House también eran homosexuales, y en general esta música se entendió mucho tiempo como música para el ambiente, que en general siempre ha estado mucho más abierto y receptivo para un cambio de perspectiva (1).

Cuando digo que los dj's que lo pinchaban en Londres se jugaban el tipo no lo digo metafóricamente. Realmente el lanzamiento de botellas a la cabina, las amenazas de linchamientos, abucheos, y gritos del rollo: "¡¡Deja de pinchar esa mierda para maricas!!" O pistas vacías durante horas mientras la gente se apelotonaba contra las paredes del local para no pisar la pista ni por casualidad mientras sonaba esa música, eran la historia de cada noche durante el inicio del House en Gran Bretaña... Para ser justa sobre todo en el sur, que en el norte estaban un poco más abiertos a toda esa movida.

Peeero, un día un marica de Londres se encontró con uno de Nueva York, y entonces los bigotes poblados, las camisas de cuadros y los Levis 501 inhundaron la noche londinense y surgieron de la nada un montón de garitos de ambiente donde era mucho más habitual oír House y estar de buenas. Y fíjate tú por donde que uno de esos locales fue el Heaven donde se juntó por primera vez la levadura con el calorcito... A partir de ahí todo fue cuestión de tiempo.

Hoy no hay canción... o sí... va, os dejo una: "String of Life" de Derrick May, que era de ésas que hacían "enloquecer" al público contra las paredes de los clubes... Yo hoy también lo haría, no os voy a engañar.



(1) Perdón, pero esta frase me parece la risa.

lunes, 15 de noviembre de 2010

Erol Alkan en Apolo

¡Hola! ¿Qué tal ha ido el fin de semana? El mio muy bien, gracias :)
Hoy voy a hacer algo que me propuse no hacer cuando decidimos abrir el blog del colectivo: opinar.
Será porque estoy contenta o no sé pero el caso es que me apetece decir cuatro cosas sobre la sesión que Erol Alkan ofreció el pasado viernes en la sala Apolo de Barcelona. Ahí voy:

La sala Apolo... Qué bonita es la sala Apolo... Es un alivio ver que un deejay que quieres escuchar va al Apolo en vez de al Razz... porque sólo eso ya implica que el sonido será mucho mejor.
Pues bien, el jueves echando un ojo a las sesiones del fin de semana vi que Erol Alkan iba a pinchar el viernes en el Apolo. No os voy a mentir, yo no soy una locadelcoño de Erol Alkan. Apenas conozco dos o tres temas suyos. Pero el sonido representativo de este hombre lo hubiera definido con esta canción:




Así que fui para allá dispuesta a escuchar dos horas de sesionaca de tralla de la buena: sintes quemados, previos de subidones que activan tus glándulas salivares y que luego te dan lo que te mereces, contratiempos inesperados, y ruido bien hecho. 

Pero a las 3'30h cuando Erol salió al ruedo lo que escuché fueron: descuadres brutales entre los temas, una continuidad musical nada coherente, unos previos absurdamente largos que hacían que tus espectativas murieran a medio camino, y, eso sí, sintes quemados. 
Apenas al cabo de una hora, Alkan dio un giro brutal a su sesión pinchando temas de techno ambientoso que aplatanó a toda la sala... Bueno había dos o tres tíos que seguían dándolo todo, pero creo que estaban en otra fiesta...
A las 4'50h, después de media hora luchando por no dormirme decidí marcharme a casa. 
Fue una suerte ver que el metro ya había abierto.

Oye, pero que me lo pasé muy bien, ¿eh? Si separo "trabajo" de "placer", fue una gran noche :)

viernes, 12 de noviembre de 2010

Mezclar no es bueno... o sí.

Recuerdo cuando empecé a "ir de discotecas" con 16 años. Yo iba a ésas de tarde porque mis padres no me dejaban salir por la noche. Recuerdo que lo normal era que el dj de turno hablara por un micro diciendo gilipolleces varias e impidiendo que escuchara la canción y bailara tranquila. Ahora que pienso, siempre he sido un poco quisquillosa cuando se trataba de oír música.

Pues bien, si eres de los mios y pudieras retroceder más de 30 años y meterte en un club en Gran Bretaña te pondrías de los nervios viendo como el dj coge un micrófono cada vez que acaba una canción para presentarte con todos los honores el siguiente tema que va a pinchar. Eso era así. No había otra forma.
Hasta 1978. Ese año apareció Greg James, un dj de Pensilvania (...acabáramos...) que influenciado por lo que había aprendido en Nueva York, decidió enseñar a mezclar a Gran Bretaña. Os digo que eso era completemente nuevo. Hasta entonces la mesa de mezclas servía para poco más que apoyar el cigarro que se estaba fumando el deejay. 
 
La peña flipaba, y muchos djs se oponían a esa nueva forma de pinchar. Comentarios tipo: "¿Por qué no habla el dj? ¿De qué va? ¡Es un vago!", o "Esas malas costumbres de los Estados Unidos aquí no van a funcionar", o "Los británicos no quieren escuchar tres horas densas de música idéntica"... ¬_¬ ... ah no eh?...

Diez años después (lentos pero seguros) en el programa "The Tube", Greg Wilson, uno de los djs partidarios de la mezcla, explicaba lo que era mezclar, y hacía una demostración de la técnica del scratch, posiblemente cabreando mogollón a los creadores de la canción original. 

No os perdáis el comentario del presentador "¿No crees que eso puede molestar a la gente que hace la canción?".

miércoles, 10 de noviembre de 2010

El Viagra del House

El MDMA o metilenodioximetanfetamina, más conocido como éxtasis, ha sido el compuesto químico que cambió todo (con permiso de sus hermanos y primos lejanos).

Ya veis que hoy entro a saco. Sería absurdo y manipulador intentar explicar la historia de la música house sin hablar de drogas. Pero no quiero hacer una tesis del tema, y por eso me limitaré a hablar de la que considero la droga imprescindible en esta película.

El MDMA inicialmente apareció como medicación para psicoterapias: crisis matrimoniales, soldados con traumas de guerra... En general gente tullida emocionalmente que necesitaba abrir alguna que otra puerta. Pero como el caso del Viagra, su uso final resultó ser un poco más... divertido. Y es que nunca una droga había potenciado más la experiencia de la música house.

Para que os hagáis una idea... (o vamos, para que la confirméis): estimula la percepción de la luz y del sonido, da energía, y desaparecen las inseguridades. Pero lo que más caracteriza a esta sustancia es que se experimenta una sensación de intensa unión con el resto del universo (posiblemente hagas más mejores amigos en la noche que te colocaste de mdma que en el resto de tu vida). Vamos, empatía a saco.

Cuando el éxtasis llegó al Reino Unido los británicos todavía no tenían la música de fondo adecuada para su consumo, y tuvieron que pasar un par de años hasta que la droga llegara al entorno adecuado. 
Fue el dj Noel Watson, que ponía House allá donde iba, jugándose el tipo, esquivando botellas arrojadizas de un público que no estaba demasiado contento con el repertorio, que un buen día fue a parar al club Heaven, donde por primera vez se unieron los dos factores que harían explosión: el House y el éxtasis. Como la gasolina y la chispa. ¡¡¡Buuuuum!!!

Para acabar os pongo un tema del grupo Soft Cell del disco Memorabilia, que puede "presumir" de ser el primero que se graba influenciado por el éxtasis.

Ah, sí, y sed responsables (tenía que decirlo).


lunes, 8 de noviembre de 2010

Tocados por la mano de Dios

¡Ey! ¿Qué tal? ¿Cómo os ha ido el finde? Nosotros triunfantes tras la segunda fiesta 808 :D 
Qué bien cuando ves que la gente se lo está pasando bien, que están a gusto, que no pueden aguantar sin bailar, que te felicitan por el musicón, y que te preguntan cuándo va a haber más. ¡Muchas gracias a todos!

Hoy la cosa no va a ir de historia de la música electrónica, hoy voy a contar una anécdota mia. Una de mis excentricidades para armarla un poco:

Bien, creo que todos habréis visto el vídeo promocional que hice para la fiesta aprovechando que coincidía con la visita del Papa. Pues bien, estando de charla con un colega, me sugirió que me hiciera pasar por otra persona y advirtiera al arzobispado sobre la burla que se hacía sobre la visita papal para promocionar una fiesta en Barcelona. Qué risas nos echamos mi amigo y yo especulando sobre posibles apariciones en Sálvame o en La Noria, debatiéndome con curas indignados por el poco respeto que había mostrado ante semejante personalidad papil. 

Pues bien, días después animada por un espíritu emprendedor decidí hacerlo: 

Entré en la web del arzobispado de Barcelona y le mandé un mail a Mn. Jordi Piqué, haciéndome pasar por una devota indignada: Eugènia Casas (creo que busqué un nombre bastante adecuado para la ocasión). 
Por supuesto para todo ello abrí una cuenta de correo falsa, (eugecasa@hotmail.com, por si queréis decirle algo), un perfil en FB, y poco me faltó para abrirme una cuenta en la Caixa Penedés. 

Pues bien, al cabo de dos días de revisar mi nuevo correo y ver que no me contestaban, mandé otro mail, y luego otro y luego otro y luego otro... Nunca obtuve respuesta... 

Cual fue mi asombro ayer cuando a eso de las 20h,vi entrar por la puerta  del Estudio Trípode donde se celebraba la 808 a un par de curillas muy salados que venían a darlo todo con nosotros...   xD

Desde aquí, Eugènia, estés donde estés, muchas gracias por todo.

jueves, 4 de noviembre de 2010

Sonido total, sonido en el espacio... Sonido total... Sonido Balear

Buenas gente. Hoy quería tirarme un poco el rollito con el Sonido Balear, pero me ha pasado algo y tengo una mala hostia encima que no me aguanto. 
Un buen amigo me ha dicho que tengo que echar toda la mierda fuera, gritar y patalear. El problema es que estoy en la oficina y gritar mucho sería un poco peligroso, así que he pensado ensañarme un poco con esta entrada intentando sacar toda la bilis que llevo dentro ahora mismo.

Ahí voy:

Se llamó Sonido Balear a lo que se empezó a pinchar en Ibiza cuando la isla se convirtió en algo más que 4 comunas de hippies fumados. 
Hacia mediados de los 80's los clubes Pachá y Ku dominaban la noche ibicenca: gente rica, gente guapa, gente gay, glamour, desfase y excentricidad. 
Poco a poco, ese retiro excepcional para las celebrities que buscaban poder desfasarse en paz fue captando más y más turismo, y en pocos años la eclosión de los clubes en Ibiza fue brutal.

Claro, ¿qué paso? Pues que los dj's tenían que cubrir horas y horas de música de baile, fiestas infinitas que no acababan con la salida del sol, y tenían que ingeniárselas para sacar temas de debajo de las piedras. Que si un poco de reggae, que si un poco de soul, ahora un poco de pop, y para acabar una pizca de rock guarro.

La magia de todo eso era que el dj tenía que ser capaz de captar el momento y aprovechar el ambientillo (lo que ahora llaman groove para hacer la picha un lio) que se había creado en la pista de baile para poder acertar con el siguiente tema. Vamos, que no es lo mismo escuchar "The Blood" de The Cure en un taxi que te lleva a las 11h de la mañana al dentista, que a las 4h de la madrugada en la terraza de una macro discoteca rodeado de peña que lo está dando todo.

Pero no nos engañemos, el Sonido Balear no es más que un pupurri de temas sin ninguna coherencia aparente entre sí que suenan de puta madre porque vas hasta arriba de éxtasis, y porque queda muy cool que te flipe. Y según mi entender esta filosofía del "todo se puede" ha hecho mucho daño (aquí viene mi mala leche): y es que lo siento, pero no cualquiera sabe poner según qué temas en según qué momentos. Hay mucho bruto suelto por ahí que por el mero hecho de poner alguna bizarrada ya cree que ha cumplido satisfactoriamente con su trabajo, y perdonadme, pero para mí hay mucho más que eso.

Ipse dixit!

martes, 2 de noviembre de 2010

¡¡Heil House!!

¡Hola! ¡Muy buenos días a todos! Antes de empezar quiero pedir disculpas porque estos días estoy a tope con todos los preparativos de la venida del Papa... Es vergonzoso no haber publicado ningún post desde el miércoles... "Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa" (mientras me doy golpecitos en el pecho), pero hoy intentaré saldar la cuenta.

Hace unos días estábamos hablando de los hijos del House. Hoy asomaré un poco la cabeza por Alemania, a ver qué se cocía por ahí.

A mediados de los años 80's había surgido una variante del House, el Industrial, que vino con la "nueva ola Alemana", y el grupo DAF a la cabeza, que se tomaron lo del Industrial muy en serio, grabando ritmos con taladros.
Más adelante con la caída del muro del Berlín, la explosión fue brutal. Imaginaros la situación: hasta ese momento para la gente de la Alemania del Este el acontecimiento musical del mes podía ser conseguir colar desde el oeste un disco de Bob Dylan de hacía un par de años, y ahora, de golpe, las posibilidades eran infinitas.

Se empezaron a abrir locales en fábricas, almacenes, cámaras acorazadas, y hasta bunkers en el Berlín oriental. Eran antros donde apenas llegaba la luz del sol y el aire estaba más que cargado. Un ambiente que le iba ni que pintado al dress code que triunfaba en ese momento: máscaras de gas, monos de trabajo, complementos de camuflaje... Pues bien, en estos locales el dj pinchaba House y Techno cada vez más radical, hasta crear un estilo militar de lo más accesible y ad hoc para el pueblo alemán. Y además, para más jartura, el vacío legal en el tema los clubes permitía tenerlos abiertos mientras la gente siguiera dentro dándolo todo... Os podéis imaginar el panorama... 

Os dejo un tema de los DAF. Es más actual pero creo que es bastante representativo... (miedo).